Menú Cerrar

Es conveniente, a la hora de comprar una joya, atender a todas las indicaciones sobre la descripción del producto, para asegurarnos de  que estamos comprando justo lo que queremos.
Conocer cuál es el metal base es importante, en caso de que la pieza esté bañada o chapada. Saber si la base es de latón, plata, bronce… nos ayudará a entender mejor su precio y las posibles reacciones alérgicas que pueda dar ese metal. 
Evidentemente, hay grandes variaciones de precio entre los metales, lo que hace que, según el material de fondo, los precios puedan variar ostensiblemente.

También es interesante diferenciar la Plata de Ley o Plata 925, de otras de baja calidad.
Cuando decimos Plata de Ley o Plata 925 (Sterling Silver), nos referimos a que la joya tiene un 92,5% de plata y el resto de otros metales. La plata pura es demasiado blanda para utilizar en joyería y se mezcla para dotarla de mayor dureza. Todas las piezas que tengan menos de un 80 % de plata, ya no se consideran de Ley. A menor porcentaje de plata peor calidad y precio más bajo.

Nos resulta tedioso muchas veces leer las descripciones del producto, pero es importante saber  en qué invertimos.

es_ESSpanish